Trendy News
recent

Las propiedades del rábano

Las propiedades del rábano

El rábano es de esos vegetales que asociamos inmediatamente a un delicioso plato de pozole o al complemento perfecto para unos taquitos. Sin embargo, ¡no es solo un complemento!, por sí solo, el rábano tiene sorprendentes beneficios, donde Sagarpa lo ha nombrado el perfecto aliado para el hígado y la vesícula.

De acuerdo a una publicación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), el rábano pertenece al grupo de las plantas crucíferas, con propiedades antioxidantes que ayudan a proteger el organismo de enfermedades, además de aportar azufre.
Además, aseguran el rábano cuenta con propiedades colagogas y coleréticas (ambas sustancias que facilitan la expulsión de la bilis retenida en la vesícula biliar), por lo cual el hígado es el alimento adecuado para proteger el hígado y la vesícula.

Los alimentos colagogos y coleréticos se les consideran protectores del hígado, pues al consumirlos, favorecen la función y recuperación hepática y de la vesícula biliar, logrando mejorar la digestión de los alimentos, al mismo tiempo que aumentan la secreción de bilis para estimular el vaciamiento de la vesícula biliar.

Los alimentos que ayudan a esta función además del rábano, son aquellos que tienen sabor amargo como la alcachofa, la berenjena, la achicoria, la endivia y la lechuga escarola.

Por su parte, la UNAM también resalta los beneficios del rábano, pues un grupo de investigadores de Ciencias Biomédicas de la UNAM, realizaron un estudio utilizando el rábano negro y comprobaron en modo experimental que sus propiedades ayudaron a desintegrar los cálculos biliares del colesterol, ayudó en la función biliar, hepática y redujo los niveles de colesterol en la sangre.

Ahora ya sabes, si quieres proteger tu hígado y ayudar a la función de la vesícula, empieza a consumir rábano. Si el sabor muy picante no es de tu agrado, puedes dejarlo en el refrigerador un par de horas y el sabor disminuirá.

Fuente: Salud180.


Con la tecnología de Blogger.